Educación, la gran mentira

por Roberto Ramírez

El adoctrinamiento de las escuelas limita el aprendizaje de los niños

Desde hace algunos años, muchos docentes quieren cambiar el sistema de educación ya que indican que el sistema de enseñanza ya se ha convertido en un modelo conductista y le hace mucho daño a nuestra sociedad.

La crisis que sufre actualmente el mundo se debe a un problema grande: la pésima educación en el mundo y por sobre todo, en países del tercer mundo.

El proceso normal de un niño es funcional igual que una membrana o el hogar de uno, cada quien elije que entra y que no. Esa interacción siempre está y la creatividad de un niño se desarrolla en esa etapa y lo que busca el sistema es justamente eliminar la creatividad y el pensamiento crítico.

Lo peor es que esta información es cierta y tiene toda una historia que se ha venido repitiendo hasta la fecha, aprovechado por políticos, militares y la religión.

Un poco de historia

Es cierto que en la antigüedad las civilizaciones no contaban con centros de educación, las plazas eran el principal lugar de reunión y de intercambio de ideas. El aprendizaje estaba dado por el debate y la discusión. Esto permitía una gran diversidad de pensamientos y la interacción de las personas. Hoy en día parece que estamos más conectados que nunca, pero lo cierto es que solo estamos comunicados, pero la conexión no se logra porque el mismo sistema se encarga de apagar la empatía en las personas.

Los niños siempre han sido el objetivo de los imperios, gobiernos y cualquier sistema. Los niños sirven para ejercer presión en la familia, para determinar gustos, tendencias y para segmentar.

Los primeros establecimientos de estudio para niños como los que conocemos hoy, nacieron en Prusia. Para esto se inspiraron en el adoctrinamiento espartano y aplicaron las mismas técnicas para manipular la educación. Brindaron conocimientos técnicos y usaron las escuelas para segregar a la población. Desde entonces la educación ha estado sufriendo constantes reformas, con el fin de que los niños pierdan su identidad, sean invisibilizados y generen estrés, de esta forma, es más fácil condicionar las conductas, generando patrones repetitivos, como el rechazo social, los premios y castigos y finalmente, implantando la idea de que si no estudias no eres nadie. Lo cierto es que por el solo hecho de existir y sentir ya eres alguien.

De la enseñanza al control

Los niños pueden aprender muy rápido y cualquier tipo de enseñanza. Un niño podría aprender estadísticas o cálculo tal como lo hace un universitario, todo depende de la estimulación que este recibe y es justamente eso lo que no hacen en la educación, al menos no en Latinoamérica.

Los actos repetitivos y el no incluir las emociones de los niños, perjudica su desarrollo mental. El aumento de las horas fomenta la desconcentración, la frustración, al estar confinado a un espacio, siendo que los niños y jóvenes tienen que descubrir el mundo de forma natural porque cada persona tiene un proceso distinto de enseñanza.

El hecho de que nadie pueda hablar en clases, la constante comparación, la ética de "socialmente aceptado" que se les implanta, el aceptar verdades solo porque están en un libro, van condicionando la conducta de una persona sumisa o poco reflexiva, ya que en la educación no existen los cuestionamientos, porque el fallo implica la humillación y el rechazo público de los compañeros y cada uno de estos hechos va torciendo la realidad de los niños y jóvenes.

El ser humano como un todo

Actualmente, muchos educadores están organizándose para diseñar nuevos sistemas de educación porque se considera al ser humano como un todo.

Hoy en día la mayoría de los niños están categorizados con algún trastorno que le afecta en los estudios, pero lo cierto es que no puedes tener a un niño sentado, quieto y callado 8 horas, con toda la energía necesitan gastar.

Olvidar que somos seres sensoriales y que cada uno tiene formas distintas de aprender, de percibir las cosas y de comprender.

Minimizan la felicidad personal y la auto realización para construir futuros trabajadores que inflen el capital de un país. Pero diversos estudios han probado que una persona que está feliz con lo que hace, lo hace bien, es eficaz y además es exitoso.

La vocación es fundamental y ahí radica el mayor de los problemas para los políticos, porque muchos que tienen vocación de oratoria de niño, de exponer ideas brillantes que pueden revolucionar la estructura de nuestra sociedad, se pierden en este sistema, perdiendo de vista su vocación y formando así parte de las filas de esta educación de mentira.

Widget is loading comments...

VOLVER A REPORTES DEL KALI YUGA

VOLVER A CUMBRES DE ELELIN